Fraternal saludo de P. Inspector, Juan Pablo Alcas a toda la Familia Salesiana del Perú

Hemos llegado al inicio del mes de noviembre. Nos deparan muchas actividades importantes. Nos aguarda un sinfín de plegarias, sobre todo, rezar y pedir insistentemente al príncipe de la Paz: por la paz en este mundo.

Hemos vivido en el mes de octubre pasado varios acontecimientos en la Congregación y en la Iglesia:
Un mes misionero en el que hemos recodado a todos nuestros hermanos y laicos que dedican su vida a anunciar el Evangelio.

Un mes que nos ha encontrado con el Papa reunido en un Sínodo que nos recuerda que la iglesia escucha, camina y trabaja junto. Y hemos escuchado que la vida eclesial es sinodalidad, un término que “indica un modo de ser Iglesia que articula comunión, misión y participación”.

Un mes que ha visto caminar por las calles de Lima y de provincias al Señor de Los Milagros. ¿Cuántos Milagros debemos pedirle? Nosotros como familia Salesiana podemos pedirle que aumenten las Vocaciones a la Vida Consagrada, que nos comprometamos a anunciar a Cristo.

Me quiero referir en este mes a un grupo de mujeres que en nuestros encuentros sobresalen porque visten de amarillo. El amarillo se relaciona siempre con la felicidad y el optimismo. Y para este grupo de mujeres, se transmite cuando entregan su vida para hacer feliz a las personas necesitadas.
Surgieron tras la expulsión de la isla de Cuba de su fundador, el padre Miguel González, y su llegada a Venezuela en 1961. El 13 de mayo de 1968 fue creada como Asociación Privada de Fieles.

La Asociación se define como un grupo de mujeres laicas católicas, comprometidas con la comunidad cristiana y la sociedad civil, buscando transformar la sociedad según el Evangelio.
Nos espera un mes largo y de muchos momentos que nos ayudarán a crecer como congregación. Unidos en la oración, podremos lograrlo todo.

Más publicaciones

«Debemos ser portadores del auxilio de María»

Esta mañana, en la Basílica de María Auxiliadora de Lima, se celebró la Solemne Eucaristía en honor a la fiesta de nuestra Madre Auxiliadora. La celebración fue presidida por el Obispo Auxiliar de Lima, Mons. Juan José Salaverry, concelebrada por nuestros religiosos salesianos, provenientes de nuestras distintas obras.

Perú – La primera imagen de María Auxiliadora en Perú

Los primeros Salesianos llegaron al Perú en 1891 y difundieron la devoción a María Auxiliadora. La imagen que ingresa cargada en hombros a la Basílica, cada día de la novena, es la primera de la Virgen de Don Bosco que recorrió las calles de Lima.

Las casas de la “Virgen de Don Bosco” en el mundo: el Santuario de María Auxiliadora de Lima, en Perù

Ubicada en el distrito de Breña, en el corazón de la capital del Perú, la Basílica de María Auxiliadora de Lima está próxima a cumplir 100 años desde el final de su construcción. En 1924 se concluyó su frontis y su espigada torre, que fue durante algunas décadas la estructura más alta de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí