Pastoral Juvenil en la Comunidad Salesiana de Monte Salvado

No hay mayor alegría que ver a Dios obrar entre nuestros jóvenes, llenos de entusiasmo mientras se convierten en líderes, animadores y compañeros de juegos, catequesis y amigos de Dios en la Iglesia.

Cada semana, los sacerdotes salesianos se preparan para visitar las Comunidades Cristianas de la Parroquia. Sin embargo, desde hace unos meses, esta labor se ha llevado a cabo con la presencia y el entusiasmo misionero juvenil de nuestros animadores y catequistas. Con tan solo 15 o 16 años y en 4to y 5to de secundaria, estos jóvenes ofrecen su tiempo y energía espiritual los miércoles, viernes, sábado y domingo. Con gran corazón y fe, llevan el mensaje solidario de Dios a los niños de nuestros pequeños pueblos y capillas. En lugares como Colca, Paltaybamba, Quebrada Honda y Versalles, animan la esperanza de una Iglesia viva que se interesa y acompaña a los niños y jóvenes que, con entusiasmo y alegría, acuden a sus oratorios y a la santa misa semanalmente.

Agradecemos profundamente su entusiasmo y confiamos en que Dios guiará su crecimiento y maduración en la espiritualidad salesiana.

Escrito por: P. Ronny Ayala, Coordinador Pastoral de la Comunidad Salesiana de Monte Salvado

Más publicaciones

Donación de 120 carpetas unipersonales a Instituciones educativas de Huancavelica

La Congregación Salesiana, como parte de opción carismática, reafirman su preferencia por la juventud pobre, abandonada y en peligro, la que tiene mayor necesidad de ser querida y evangelizada, y trabajamos, sobre todo, en los lugares de mayor pobreza.

«Debemos ser portadores del auxilio de María»

Esta mañana, en la Basílica de María Auxiliadora de Lima, se celebró la Solemne Eucaristía en honor a la fiesta de nuestra Madre Auxiliadora. La celebración fue presidida por el Obispo Auxiliar de Lima, Mons. Juan José Salaverry, concelebrada por nuestros religiosos salesianos, provenientes de nuestras distintas obras.

Perú – La primera imagen de María Auxiliadora en Perú

Los primeros Salesianos llegaron al Perú en 1891 y difundieron la devoción a María Auxiliadora. La imagen que ingresa cargada en hombros a la Basílica, cada día de la novena, es la primera de la Virgen de Don Bosco que recorrió las calles de Lima.