Un año de sueños desde lo alto

Queridos amigos: nos encontramos a las puertas de un nuevo año, el 2024, un año verdaderamente especial porque recordamos el bicentenario del sueño que Don Bosco tuvo a los 9 años. Este sueño fue mucho más que un bello episodio de un niño de 9 años; era como una visión onírica y una premonición de lo que iba a hacer durante su vida.

62 años después, celebrando su primera y última misa en la Basílica del Sagrado Corazón de Roma, consagrada dos días antes, Don Bosco rompió a llorar más de 15 veces porque, como en una película en cámara rápida, vio todas las escenas de su vida, entendiendo que siempre había sido guiado por la Divina Providencia y en particular conducido por la mano de Ella, la Auxiliadora de los cristianos, hasta decir: «Ella lo hizo todo».

Aquella Nochevieja de 1862

Esta conmemoración me lleva a pensar en un Año Nuevo significativo en la vida de Don Bosco. Es el 1 de enero de 1862.

Dicen las Memorias Biográficas que Don Bosco, enfermo hasta el primer día, anunció que tenía noticias importantes que dar a todos los habitantes del Oratorio, grandes y pequeños. «No se puede describir la emoción que suscitó la promesa de Don Bosco, que mientras tanto agitaba a todos los jóvenes. ¡Con qué impaciencia pasaron la noche del 31 de diciembre al 1 de enero y el día siguiente! ¡Con qué ansiedad esperaban la noche para oír lo que les diría el buen padre!» dice Don Lemoyne. «Finalmente, después de las oraciones, los jóvenes esperaron en silencio profundo a Don Bosco, que se subió a una tarima y reveló el misterio y dijo: – El aguinaldo que os doy no es mío. ¿Qué diríais si la Virgen misma viniera en persona a deciros una palabra a cada uno de vosotros? ¿Si Ella hubiera preparado para cada uno una nota suya para mostrarle lo que más necesita, o lo que quiere de él? Pues así es exactamente. La Virgen hace un regalo a cada uno. Veo que algunos querrán saber y preguntarán: – ¿Cómo sucedió esto? ¿Escribió la Virgen las notas? ¿Habló la Virgen en persona con Don Bosco? ¿Es Don Bosco el secretario de la Virgen? – Yo respondo: No os digo nada más que eso. Yo escribí las notas, pero no puedo decir cómo sucedió: ni hay nadie que se atreva a interrogarme, porque me pondría en evidencia. Que todos se contenten con saber que la nota vino de Nuestra Señora. Es algo singular. Llevo varios años pidiendo esta gracia y por fin la he obtenido. Por tanto, que cada uno de vosotros considere esa nota como si viniera de la boca de la misma Virgen María. Venid, pues, a mi habitación y os daré a cada uno vuestra nota». Don Bosco podía decir esto porque él mismo había recibido de la Virgen, a la edad de nueve años, el mensaje que marcaría todo el curso de su vida.

Luego, continuando la narración de aquella tarde, los Salesianos empezaron a pasar por la habitación de Don Bosco para recoger su nota. Muchos lo revelaron. El que estaba dirigido al P. Bonetti, que escribía la crónica diaria, decía: Aumenta el número de mis hijos. El buen sacerdote transcribió esta recomendación en su crónica y añadió: ‘Mientras tanto, dulcísima Madre mía, tú que me has dado tan queridos consejos, dame los medios para ponerlos en práctica, y procura que aumente verdaderamente este hermoso número, pero que yo también me incluya en él’.

Don Rua dijo: ‘Recurre a mí con confianza en las necesidades de tu alma”.

A la mañana siguiente, los jóvenes se agolpaban a la puerta de la habitación de D. Bosco, para recibir su nota. Me imagino fácilmente cómo Don Bosco sabía llegar al corazón de cada salesiano y de cada muchacho del Oratorio, no con una invención, sino con la profunda convicción de lo que la Virgen quería para cada uno de ellos, y al mismo tiempo lograba hacerlo de esa manera en la que Don Bosco fue siempre un verdadero maestro y un verdadero genio. Me refiero al arte del encuentro personal, del diálogo, de la mirada que llega a lo más profundo del corazón.

Y mientras leía esto, me preguntaba si no sería posible que nos pasara a nosotros. Enviamos tarjetas de felicitación a muchas personas. Si María Santísima hubiera enviado una tarjeta a la Congregación Salesiana y a cada uno de nosotros, a la hermosa y gran Familia Salesiana, la familia de Don Bosco, ¿qué habría escrito?

Caminar como Don Bosco

Es bonito imaginarlo. Os aseguro que en mi imaginación hay tantas cosas bonitas que la Virgen podría pedirnos, tanto personalmente como familia de Don Bosco, nacida para acompañar a los chicos y chicas del mundo –especialmente a los más pobres y necesitados– en su proceso de crecimiento, maduración, transformación…

El misterio del Año Nuevo, que en el fondo desarrolla el misterio de la Navidad, nos dice: «No estás condicionado por el pasado. Hoy puedes empezar de nuevo, porque hay algo nuevo en ti. Toma en tus brazos al Niño divino, que te pone en contacto con todo lo nuevo que hay, auténtico e intacto, en tu alma. Empieza de nuevo con los pequeños, los jóvenes. Confía en lo nuevo que hay en ti. Cada día es el primer día».

Quizás bastaría con hacer nuestras las palabras que María le dice a Juan Bosco en su sueño: ‘Aquí está tu campo, aquí es donde debes trabajar. Hazte humilde, fuerte y robusto’. Quizás se esperaba un consejo más «espiritual», pero sólo quien es humilde puede ser amable porque puede disfrutar de la presencia de los demás. La humildad es la puerta del amor hacia los pequeños, los desvalidos, los heridos por la vida.

Sólo lo que es sólido y fuerte puede caminar hoy detrás de Jesús a pesar de todo. Porque queremos ver a los presos libres, y a los oprimidos ya no oprimidos; y en qué mensaje puedan creer todavía los pobres.

Es escuchar la voz de la zarza ardiente que nunca se consumirá: ‘Romperé vuestras cadenas y os haré caminar erguidos’. María quiere que los Salesianos, y toda su Familia, la hermosa familia de Don Bosco de todos los tiempos, camine como Don Bosco. Y para ello la mejor garantía será siempre tenerla a Ella como verdadera Maestra que es ante todo Madre. Una verdadera gracia para nuestra familia.

Así lo han expresado los Rectores Mayores a lo largo de nuestra historia. Como lo hizo mi predecesor, el P. Ziggiotti: «Te daré la Maestra, bajo cuya disciplina podrás llegar a ser sabio, y sin la cual toda sabiduría se convierte en necedad», es la palabra profética del primer sueño, pronunciada por el misterioso personaje, «el Hijo de Aquella a quien tu madre te enseñó a saludar tres veces al día». Así pues, es Jesús quien da a Don Bosco a su Madre como Maestra y guía infalible en el duro camino de toda su vida. ¿Cómo agradecer suficientemente este extraordinario regalo del Cielo a nuestra Familia?».

Feliz Año Nuevo 2024 con mis mejores deseos para cada uno de ustedes y sus familias. Que sea un hermoso año para todos nosotros y un año de Paz para esta humanidad que aún sufre.

Más publicaciones

Aniversario del retorno del Siervo de Dios, P. Luis Bolla, a la Casa del Padre

En febrero de 1984 se trasladó a la Inspectoría salesiana del Perú y, sin perder nunca su identidad salesiana y sacerdotal, se identificó con el pueblo Achuar. A pesar de los peligros y las dificultades de todo tipo, nunca perdió la confianza en Dios

Mensaje del Santo Padre para la 58ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

El tema elegido este año por el Papa Francisco es de máxima actualidad: "Inteligencia artificial y sabiduría del corazón: por una comunicación plenamente humana".

Jornadas de Espiritualidad de la Familia Salesiana 2024

Valdocco celebra la 42a edición de las Jornadas de Espiritualidad de la Familia Salesiana (JEFS), del 18 al 21 de enero de 2024, la tradicional cita que tiene como objetivo reavivar la Espiritualidad Salesiana en sus dimensiones fundamentales, a partir del Aguinaldo 2024 del Rector Mayor, cardenal Ángel Fernández Artime.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí