Conversación con el Rector Mayor, Don Ángel Fernández Artime, SDB

(ANS – Roma) – Habría tenido excelentes posibilidades de cursar con éxito estudios de medicina en la universidad, con una beca ya preparada para la ocasión. En cambio, al final de sus estudios de secundaria, sintió la llamada religiosa y se convirtió en salesiano… con cargos de creciente responsabilidad hasta que en 2014 fue elegido como el décimo sucesor de Don Bosco, uno de los santos más queridos. Hoy, el Padre Ángel Fernández Artime es también cardenal de la Santa Iglesia Romana.

En el saludo pronunciado en su primera Misa como Cardenal, el Padre  Stefano Martoglio, su vicario, destacó en primer lugar a su familia…

Soy una de esas personas para las que las raíces son muy importantes. Y yo llevo un gran amor por mi familia, en mis raíces, con mis padres ya en el Paraíso, mi madre desde hace tres meses, por mi origen de pescador, por haber nacido y crecido en un pueblo de pescadores, por haber ido al mar con mi padre en los meses de verano desde que tenía trece años…

El Padre Martoglio siempre señalaba también «Hijo de Don Bosco por vocación»…

No conocía a los salesianos: fui a estudiar con ellos porque una turista septuagenaria que había desarrollado una sólida amistad con mi padre un día le preguntó qué pensaba sobre mi futuro. Papá respondió que sería pescador. Ella observó que era inteligente y que conocía a religiosos que se dedicaban a la educación de los jóvenes. Mis padres objetaron que no podrían pagar la matrícula, pero ella los tranquilizó: «¡Verán que no será tan cara!». Así que fui a estudiar con los salesianos, a doscientos kilómetros de casa.

Y luego, al final de la escuela secundaria, ¿qué sucedió?

Ya había preparado bien el acceso a la Facultad de Medicina y Cirugía. Sentía la medicina como vocación… ¡creo que habría sido un buen médico de familia! Al mismo tiempo, sin embargo, en ese momento también sentía la necesidad de aclarar mi situación, porque los años con los salesianos me habían gustado mucho… En la última vacación en el mar compartí mis pensamientos con mis padres, sugiriendo que quería convertirme en religioso salesiano. Papá y mamá me dijeron: «Hijo, esta es tu vida. Si esto te hace feliz, ve… no te preocupes por nosotros».

El momento de la pregunta de la turista y el «sí» de los padres, el momento de la elección religiosa y el otro «sí» de los padres… ¡No puedo leer de otra manera el nacimiento y la realización de mi vocación como dos grandes intervenciones de Dios!

Hablemos de su escudo…

En la primera sección está la figura, muy querida por nosotros, de Jesús Buen Pastor. Para nosotros, el Buen Pastor encarna el ADN de un salesiano. En la segunda, está el monograma MA, María Auxiliadora. Al igual que Don Bosco, los salesianos siempre invocamos su protección. En la tercera, vemos el ancla, que tiene un doble significado para mí: por un lado, está en el escudo salesiano y representa la esperanza y la solidez que los salesianos debemos tener; por otro lado, el ancla se refiere a mis raíces de pescador, a mi familia, a mi pueblo.

El escudo también lleva un lema: «Sufficit tibi gratia mea»…

Fue una elección completamente personal, porque expresa cómo me he sentido y me he sentido durante toda mi vida hasta hoy. Como salesiano, he vivido lo que nunca habría elegido. Inspector, algunos años también en Argentina, luego Rector Mayor. Ahora vivo el cardenalato en obediencia a una decisión del Santo Padre. Como el Señor le dijo a San Pablo: «Mi gracia te basta».

Exacto, ¿y en el período en Argentina de 2009 a 2013…?

Por supuesto, allí conocí al Papa Francisco como Cardenal Arzobispo en Buenos Aires, en los años 2009-2013, cuando era Inspector de la Inspectoría en Argentina. Nunca consideraré esta «anticipada» relación como un mérito. Con el entonces arzobispo de Buenos Aires tuve una relación, como fue el caso de muchos otros sacerdotes y religiosos, incluidos los inspectores. Para mí, siempre fue hermoso recibirlo cada 24 de mayo cuando venía a la Basílica de Santa María Auxiliadora, en el barrio de Almagro: en esa zona habían vivido sus padres y allí lo habían bautizado.

El centro del carisma salesiano son los jóvenes. Después de nueve años como Rector Mayor, visitó casi ciento veinte  países. ¿Hay algo común a todos los jóvenes del mundo?

Sí. Las culturas son diferentes, los idiomas son diferentes, los entornos de vida son diferentes. Si comparamos la vida de un joven en Camboya, uno en Madrid, un tercero, un joven indígena Shuar de Ecuador, la diferencia es enorme, incluso en un mundo que ha sido llamado «aldea global». Pero después de casi diez años de reuniones en muchos países, me he convencido de una cosa: todos los jóvenes del mundo, cuando ven que un adulto se acerca con una mirada amigable, con apertura de corazón, acercándose, pensando en su bienestar y para servirles, resultan ser muy acogedores. Los jóvenes nunca cierran las puertas, tienen un corazón acogedor.

Estoy pensando en muchos jóvenes africanos: ¿por qué emigran? ¿No hay oportunidades reales para contribuir al desarrollo de sus países?

He estado en África muchas veces como Inspector, por ejemplo en Senegal. ¿Cuál era y sigue siendo nuestra intención? Proporcionar a los jóvenes una formación adecuada en tres años de estudios, lograr entregar a cada uno una caja con el equipo necesario para trabajar, para que puedan llevar una vida digna, ganar algo de dinero y mantenerse en contacto con sus familias. Lo hemos hecho y seguimos haciéndolo. De hecho, muchos no emigraron, porque gracias a nosotros y a muchos otros que trabajan como nosotros, encontraron un lugar honorable para vivir.

Pero, si pasamos a un nivel general en África, la situación es diferente…

Debemos ayudar de manera más efectiva al desarrollo de muchos estados africanos. Las inversiones realizadas, por ejemplo, por la Unión Europea, proporcionando grandes sumas de dinero a uno u otro país para construir instalaciones que frenen la inmigración, en otras palabras, campos de refugiados, están destinadas al fracaso, ya que los residentes eventualmente se irán dadas las condiciones de vida previsibles en el campo. En cambio, la Unión Europea debería considerar con más atención y seriedad las inversiones en la formación profesional de los jóvenes, financiando la red de quienes ya trabajan en ese campo (lo repito: no somos los únicos, ya hay muchas instituciones). En mi opinión, esta es una inversión que daría muchos frutos.

Pasemos a la situación de los jóvenes europeos: su vida cotidiana es diferente de la de muchos jóvenes africanos, pero los problemas a los que se enfrentan son igualmente complejos y a menudo dramáticos.

Para tener una imagen completa de la compleja situación de los jóvenes europeos hoy en día, que puede llevar a la pérdida de la fe, hay que añadir un elemento esencial: debemos enfrentarnos a jóvenes frágiles, pero en general mucho más educados que las generaciones anteriores o al menos potencialmente más competentes. Hablan más idiomas y se mueven más, son flexibles gracias al uso de nuevas y valiosas herramientas de conocimiento. Sin embargo, esta generación de jóvenes lleva una losa en sus hombros: su propio futuro…

De hecho, ¿cómo pueden planificar sus vidas si muchos viven en la precariedad?

Según datos recientes, España e Italia tienen una edad promedio de emancipación de la familia entre veintiocho años y medio y treinta y dos. Pero a los treinta y dos años, ya se es hombre o mujer, ya no se puede catalogar como joven. Aún se vive con los padres, porque no hay forma de construir una vida fuera de la familia. Claro, no es solo una cuestión de trabajo, sino también de sentido de la vida. A veces, se deben tomar decisiones… pero si el futuro es incierto, se tiende a posponerlas… con la consecuencia de que entre los jóvenes se está debilitando, por ejemplo, el sentido de la maternidad y la paternidad.

Y sobre el tema de la guerra…

Este tema nos hace sufrir. Comparto la opinión de Papa Francisco y de otros que comparten su pensamiento: estamos viviendo una nueva guerra mundial, pero a pedazos. A lo largo de mi vida, he llegado a una convicción: ninguna guerra tiene sentido.

A menudo, en el debate público, se observa que no todas las guerras son iguales…

Repito: la guerra es absurda por naturaleza. Se puede debatir sobre las culpas de uno y otro, sobre quién comenzó y quién reaccionó, sobre la ferocidad del fundamentalismo… pero la pregunta (y la constatación) fundamental sigue siendo una: ¿cuántos muertos hay en Ucrania, cuántos soldados y civiles ucranianos y rusos? ¿Y cuántos muertos de todas las procedencias y edades hemos causado en Tierra Santa con el terrorismo de Hamas y la respuesta de Israel? ¿Cuántos muertos? ¿Cuántos muertos? Miles y miles. Pero recuerdo que una sola vida es sagrada.

¿Se puede tener la esperanza realista de que algún día las espadas se conviertan en arados?

Me doy cuenta de que todo lo que hagamos en inversión por la paz nunca será suficiente. Digo más: me duele la falta de una acción más firme, decidida y fuerte por la paz por parte de muchos gobiernos, de las superpotencias y de los organismos internacionales. Y sobre la propagación del terrorismo, también nosotros, los salesianos, lo sufrimos en primer lugar en África, con muchas víctimas: no hay justificación para el terrorismo, ninguna. En resumen, debemos invertir mucho más, no en armas, sino para dar la oportunidad a todos de vivir dignamente en sus países de origen, en África y en otros lugares. De lo contrario, las migraciones se multiplicarán, al igual que los dramas humanos que a menudo las acompañan. Así que no hay tiempo que perder: no invirtamos en misiles, sino en la educación y la formación profesional de los jóvenes, especialmente donde la escasez impide que planifiquen un futuro de estabilidad.

Fuente: Rosso Porpora

Más publicaciones

Retiro de preparación espiritual para la ordenación episcopal del Rector Mayor, Card. Ángel Fernández Artime

El cardenal Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de la Congregación Salesiana, desde el viernes 12 de abril de 2024 hasta el lunes 15, estará de retiro en el convento de las clarisas “Santa Clara” en el Vaticano.

Vaticano: Asignación de la Sede titular y ordenación episcopal del Cardenal Ángel Fernández Artime, Rector Mayor

La Sala de Prensa de la Santa Sede anunció que el Santo Padre Francisco ha asignado al Cardenal Ángel Fernández Artime, SDB, Rector Mayor de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco, la Sede titular de Ursona, con dignidad arzobispal, en vista de su ordenación episcopal programada para el próximo 20 de abril.

Aniversario del retorno del Siervo de Dios, P. Luis Bolla, a la Casa del Padre

En febrero de 1984 se trasladó a la Inspectoría salesiana del Perú y, sin perder nunca su identidad salesiana y sacerdotal, se identificó con el pueblo Achuar. A pesar de los peligros y las dificultades de todo tipo, nunca perdió la confianza en Dios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí