Nov - Dic 2016
Viernes 17 de Enero del 2014

HABÍA UNA VEZ UN HOMBRE

Había una vez un hombre sincero y leal, sencillo y generoso, enamorado de Jesús y de los pobres con una gran sonrisa que inspiraba siempre confianza.

Su nombre: Francisco Vaccarello, salesiano sacerdote. Trabajó en muchas obras siempre con disponibilidad y espíritu de servicio. Su figura se hizo legendaria en el Oratorio de Magdalena del Mar que llegó a acoger a más de mil niños y jóvenes en la década de 1960. Algunos de ellos integraron el equipo nacional de fútbol. La prensa de aquel entonces  escribía: “El Oratorio es abstracto. Lo concreto es el campo de fútbol que es una especie de panal de miel al que llegan como moscas cientos de niños descalzos de las más desamparadas clases sociales. […] La preocupación grande que tenía el sacerdote salesiano era dar desayuno, almuerzo y comida a unos 300 niños pobres que llegaban hasta el oratorio todos los días”.  Francisco, antes de tomar el tren de la eternidad nos dijo: “hasta vernos en el Paraíso”. Gracias, Francisco, por tu vida y tu testimonio de auténtico hijo de don Bosco. No te olvides de nosotros.

Comentarios:

Maximo 1000 caracteres:

Leonor, sobrina nieta del Padre Francisco

Viernes 02 de Mayo del 2014: Muchas gracias por el recuerdo!

JOSE LUIS GARCIA BOHORQUEZ

Jueves 08 de Mayo del 2014: Padre Santilli: mil perdones por molestarlo nuevamente, pero en la página de suscripción para recibir el boletín, he ingresado los datos de 4 personas. Cuando van ingresando una por una dice NOS ESTAREMOS COMUNICANDO CON USTED. Hace ya un mes de esto. No es posible otra forma de inscribir a perso

Raul

Jueves 15 de Mayo del 2014: ES GRATO TAMBIEN MENCIONAR AL QUERIDO PADRE JENARO..GRAN SER HUMANO...LE SIGUIO LA LABOR EL PADRE VACARELLO.... AHORA TODO ES DIFERENTE....ES PRIVADO EL ORATORIO....LASTIMA..

vicki

Miercoles 09 de Julio del 2014: Y porque no se mantiene viva esta obra tan altruista, seria su voluntad...