Nov - Dic 2016
Lunes 06 de Julio del 2015

200 millones de cristianos perseguidos

Cuando se habla de martirio, se piensa generalmente en una realidad que pertenece a los tiempos del Imperio Romano. Pero aunque muchos no lo crean o no tomen conciencia de ello, hoy en día, el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo, y con el mayor número de mártires. El sociólogo Massimo Introvigne, representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), durante una Conferencia sobre

Diálogo Interreligioso, celebrada en Budapest, afirmó que, solamente en 2011, se alcanzó la cifra de unos 105 mil mártires: esto quiere decir que cada día de ese año, entre 287 y 288 cristianos murieron en su fe, lo que significa doce por hora. Es decir, uno cada cinco minutos. “Si no se gritan al mundo estas cifras de las persecuciones a los cristianos, si no se detiene la matanza, si no se reconoce que la persecución a los cristianos es la primera emergencia mundial en materia de violencia y discriminación religiosa, el diálogo entre religiones y las culturas solo producirá hermosos congresos, sin resultados. Quien esconde los números quizá simplemente, busca no hacer nada para detener la matanza”.

El Centro para el estudio de la cristiandad global, fue fundado por el estadounidense David Barret, publicó un libro con estadísticas sobre mártires cristianos desde el año 30 DC hasta el 2000. El primero de ellos fue San Esteban (el llamado, protomártir), lapidado por los fundamentalistas judíos en Jerusalén. En el libro, se define como mártires cristianos a los “creyentes en Cristo que han perdido la vida prematuramente, en situación de testigos, como resultado de la hostilidad humana”, es decir, aquellos que fueron asesinados solo por ser cristianos. Según el estudio, 70 millones, fueron los mártires en los 2000 años de cristianismo, concentrándose más de la mitad en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI (alrededor de 45 millones). En la primera década de nuestro siglo, el número de los mártires cristianos fue creciendo, hasta alcanzar actualmente la alarmante cifra de 130 mil nuevos mártires cada año.

EL LLANTO DEL PAPA FRANCISCO.

El Papa Francisco recuerda incesantemente el calvario que padecen cientos de miles de cristianos perseguidos en todo el mundo. “Lloré cuando vi en los medios la noticia de cristianos crucificados en Siria”, dijo el 2 de mayo del 2014 en Casa Santa Marta. Y añadió: “En algunos países, solo por llevar el Evangelio, vas a la cárcel. Y no puedes llevar una cruz porque te harán pagar una multa”. En una entrevista con la Vanguardia, periódico de Barcelona, el 9 de junio de 2014, el Santo Padre afirmó: “Quiero dejar en claro una cosa: estoy convencido de que la persecución contra los cristianos hoy es más fuerte que en los primero siglos de la Iglesia. Hoy hay más cristianos mártires que en aquella época. Y no es por fantasía: es por números. La época de los mártires es la época contemporánea.

ZAPPING REVELADOR

Pero más allá de las cifras, basta con leer los diarios e ir recortando las noticias para tomar conciencia de lo que está sucediendo. En la India, los grupos fundamentalistas hindúes castigan y persiguen con violencia a los cristianos principalmente en el estado de Orissa. Esta situación se agravó a partir del 2008. Asesinatos, incendios de iglesias, destrucción de casas y huida forzosa hacia otros estados más tolerantes. El motivo: Perpetrar la limpieza religiosa.

En China, el cristianismo tampoco está exento de persecución y muerte. Son conocidas las diferentes que existen entre el Vaticano y la Iglesia oficial China (los obispos son elegidos por el Partido Comunista). Los católicos fieles a Roma practican el culto recluidos en sus hogares y escondiéndose de la policía: se ven obligados a vivir en la clandestinidad. Persecución, discriminación y muerte es la realidad que viven también los cristianos de Asia en Corea del Norte, Indonesia, Afganistán, Irak, Siria y Pakistán... para mencionar algunos países. En Corea del Norte, por ejemplo, los comunistas han condenado a más de 40 mil cristianos en los campos de concentración, por no querer renunciar a sus creencias. Y en Indonesia (el país más grande del mundo con mayoría musulmana), los grupos fundamentalistas no solo destruyen iglesias y atacan a sacerdotes y pastores, sino que cuestionan hasta el símbolo de la Cruz Roja Internacional. ¡Y lo que sucede en África!: devastadores conflictos durante años en Sudán y recientemente en Nigeria, pasando por los problemas en Egipto, Eritrea, Etiopía, Uganda y Argelia, por mencionar los más relevantes. Los ataques terroristas contra los cristianos en África, Medio Oriente y Asia han aumentado un 309% entre 2003 y 2010.

EL IRAK DEL ESTADO ISLÁMICO

La situación más urgente se registra ahora en Irak, donde los radicales del Estado Islámico avanzan desde principios de junio conquistando ciudades y sometiendo a sus pobladores. La primera etapa de amedrentamiento comienza con las marcas en las casas de fieles, en cuyo exterior pintan la primera letra de la palabra árabe nazarat (que significa “cristiano”). Luego expulsan a los moradores y ocupan las casas.

El gran éxodo comenzó la noche del 6 al 7 de agosto, desde la ciudad de Mosul, antes la segunda más poblada de católicos y ahora casi vacía. Según el patriarca caldeo de Babilonia, Louis Raphael Sako, en la ciudad vivían unos 35 mil cristianos, pero ahora su diócesis “casi no existe” porque se vació de fieles. Todos se han fugado, “empujados por el pánico, sin nada más que lo que llevan puesto. El Estado Islámico decapita sistemáticamente a los niños, viola y asesina a sus madres y cuelga a sus padres. Esto es un genocidio en todo sentido. Ellos están matando a cada cristiano que ven”, denunció el patriarca.

Entre los que acompañan a los que deben exiliarse se encuentra el sacerdote argentino Luis Montes, misionero del Instituto Verbo Encarnado, que contó sus vivencias al diario Clarín. “Hay niños muriéndose en el camino por el sol: hay 50° C. Hay gente que no tiene para comer, que se está enfermando. No se sabe qué va a pasar. La situación es absolutamente terrible. Estamos hablando de cientos de miles de personas. Y ni hablar de las marcas que quedarán en el futuro para esas personas. Marcas físicas para los que han sido heridos, marcas psicológicas para la gran mayoría”.

EN LA TIERRA DE LOS FARAONES.

En Egipto no hay guerra, pero sí una creciente “islamización” del país. Los egipcios originarios y cuya presencia en aquellas tierras es anterior a la llegada del islam, son alrededor de ocho millones, diez por ciento de la población. Viven, según la expresión de uno de ellos, “secuestrados en su patria”. No se les permite ocupar cargos públicos y no poseen los mismos derechos que el resto de ciudadanos. La constitución egipcia afirma claramente que “los principios de la ley coránica constituyen la fuente principal de la legislación, por lo que se aplica a todos. La situación es peor en otros países musulmanes. En Arabia Saudí y otros emiratos del Golfo Pérsico están prohibidas todas las religiones excepto el islam. La mera posesión de una Biblia acarrea pena de cárcel. Y la conversión al cristianismo acaba en pena de muerte por apostasía. En forma sintética, podríamos decir que los cristianos que viven en países islámicos son “islotes en medio de un tormentoso océano musulmán”: así resumía la situación el obispo de Rabat, Vicent Laudel, en el Sínodo de Obispos de Oriente Medio. “El problema, continuaba, no son los musulmanes, sino que el islam es la cultura dominante y los cristianos son tratados como ciudadanos de segunda”.

INTOLERANCIA CONTRA LOS CRISTIANOS

Aparece claro que los mártires continuarán derramando su sangre por amor a Cristo, sobre todo en aquellas zonas más hostiles donde el fundamentalismo integrista distorsiona el sentido profundo de las religiones. Pero también en otras zonas El Vaticano ha denunciado esta caza al cristiano ante varios organismos internacionales. El Cardenal Dominique Mamberti, Secretario Vaticano para las Relaciones con los Estados, declaró recientemente ante los 56 miembros de la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE): “Con el aumento de la intolerancia religiosa en todo el mundo, está ampliamente documentado que los cristianos son los más discriminados también en la zona OSCE. De hecho, en algunos países de esta zona sigue habiendo leyes, decisiones y comportamientos intolerantes y discriminatorios contra la Iglesia Católica y otras confesiones cristianas”, declaró. En su último informe, el Observatorio sobre la intolerancia y la discriminación contra los cristianos en Europa, registró 41 ejemplos de normas nacionales discriminatorias en 15 países europeos, y 169 casos de intolerancia contra cristianos. “Los cristianos son actualmente en el mundo el grupo religioso que sufre el mayor número de persecuciones a causa de su fe”. Así escribió Benedicto XVI en su mensaje para la Jornada Mundial para la Paz del 2011. Pocas horas después, una bomba estalla a la salida de Misa en una iglesia copta de Alejandría, provocando 21 muertos y 79 heridos. Pero la persecución a los cristianos porque no hablamos solo de católicos, sino también de anglicanos, luteranos, evangélicos, ortodoxos– es moneda corriente en buena parte del mundo. Por diversos motivos relacionados con sus creencias, y de diferentes maneras los cristianos son somos– asesinados, agredidos y vejados en los cinco continentes: según la fundación “Ayuda a la Iglesia

Necesitada”, más de 200 millones de seguidores de Jesús sufren discriminación por su fe.

Tal vez todo esto no debería sorprendernos. Al fin y al cabo, ya lo anunció el propio Jesús de Nazaret a sus primeros discípulos. “Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron” (Mt. 5, 12-13)

Fuente: Boletín Salesiano de Uruguay

Comentarios:

Maximo 1000 caracteres: